viernes, 12 de noviembre de 2010

Las puertas sudamericanas

A mi casa vienen día sí, día también, tanto los de Iberdrola como los de Endesa. Ya los mando a cagar sin miramientos, con el consejo de que les digan a sus jefes que este acoso sólo produce aversión por la empresa.

Ya sé que es pobre gente sin otro trabajo y que no tienen culpa de nada, pero es que vienen a horas intespetivas (comida, siesta o cena) es insoportable, un auténtico acoso publicitario, que debería estar prohibido. Lo mismo con las operadoras de telefonía.

 A mi cuando me llaman de estos que son sudaméricanos desde un nº privado que hablan rapidísimo les digo que tengo todas las señales pirateadas, que no pago un duro, y que además le cojo ancho de banda al vecino xD .

No hay comentarios:

Publicar un comentario